lunes, 30 de abril de 2012

Siempre he tenido miedo de que llegara el día en el que tuviese que depender de mi felicidad por ti, de solo poder sonreír del todo si tu estabas a mi lado.
Cuando te vas, es como si te llevaras una parte de mi., y es que cuando me miras a los ojos siento las típicas cosquillas en mi estómago... y cuando me acaricias como solo tu sabes.
Aquí estoy, contando los días, las horas y los segundos queme quedan para volver a verte.
Puede, sólo puede que me haya enamorado.