viernes, 21 de enero de 2011

¿Que por qué me gusta? No lo sé. Quizá por sus ojos. Esos ojos que me hipnotizan. Tal vez por su sonrisa. Esa sonrisa que me hace reír pase lo que pase. Por su boca, sus labios, su sabor… Por sus pequeñas manías. Esas que tanto me desquician y que a la vez me gustan tanto de él. Como morderse el labio o toquetearse el pelo cada dos por tres. Sus brazos. Esos brazos que desearía que me abrazasen a cada hora. A cada minuto. A cada segundo. Su pelo. Demasiado perfecto. Demasiado hermoso para ser realidad. Sus obsesiones. Aquellas por las que no vive y tanto coraje me dan, simplemente porque no puedo hacerlas realidad o porque yo no entro en ellas. Me gusta por su seguridad. Esa que me transmite con solo pensarlo. Y por su inseguridad. La que me asusta y me da escalofríos. Por cómo camina. Por ser distinto de los demás. Por no dejarse influenciar y ser siempre él mismo. Su sinceridad. Por su complicidad. Porque con su simple hola, hace que se me pongan los pelos de punta. Realmente no sé por qué lo quiero como lo quiero.

domingo, 16 de enero de 2011

- No, no existe la distancia... Cierra los ojos y ponte la mano en el corazón... ¿ves? estoy aquí contigo.


Odio tus mentiras, odio tus expresiones, tu forma de hablar y tu forma de aconsejarme; También odio tu sonrisa,tu mirada, me aborrecen tus gestos,y me cansan tus palabras; Odio tu mal humor,tus modales y por supuesto tus niñerías y cabezonerías; Odio tu forma de tocarme y tu forma de besarme, odio oler cada día tu aroma,y también odio tus abrazos; Odio tener que explicarte cada gesto que hago,odio tus risas falsas,odio tu manera de pensar, y tu manera de reaccionar,odio tu manera de solucionar las cosas,odio como me coges la mano, como caminas,como comes, y como me muerdes los labios; Odio tus bromas,tu humor, y odio tu maldito orgullo; Pero sobre todo odio querer olvidarte y no poder hacerlo, porque cuanto mas lo intento, más te quiero.

Me pongo mis cascos para desconectar. Sí, es como darle al ON o al OFF. Me encanta estar en OFF, no me entero de lo que pasa a mi alrededor, simplemente escucho mis canciones, que me recuerdan a todos esos momentos que vivimos. Pero esta vez no los recuerdo como algo triste por lo que ponerse a llorar, los recuerdo como un tiempo pasado que me gustó, pero que ya he olvidado.

Hoy tienes dos opciones, recordar o vivir. La vida la componen momentos buenos y malos. Y desafortunadamente, los malos, son los que más recordamos del pasado. Esos momentos que te hicieron soltar lágrimas, llantos... Esos momentos que intentas olvidarlos y por más que quieras es imposible. Realmente lo que importa es vivir el momento, el presente; pero nos pasamos la mitad del tiempo recordando el pasado, y la otra mitad pensando en el futuro... El pasado es pasado y lo que venga, vendrá... Aprovecha el presente, haz que cada instante sea tan bonito y tan especial, que siempre que lo recuerdes en un futuro, sueltes una sonrisa. Vive cada minuto de tu vida, como si fuera el último.

Y en ese momento lo ves, y le miras, y pasas cerca y te roza con el brazo, y nadie más lo ve,y estás a punto de sonreír como una verdadera gilipollas. Pero al pasar y reconocer su olor te vuelves loca del todo, al tiempo que tu corazón lucha por salirse de tu pecho y tiemblas tanto que en cualquier segundo caerás rendida a sus pies.


- Me voy porque no sé lo que sientes por mí. Yo te quiero como a mi vida, me da igual estar aquí que en la China, te voy a seguir queriendo igual. Pero necesito que tú sientas lo mismo que yo.
+ Pero es que yo te quiero mucho. No me puedes hacer esto.

- Las cosas solo pasan una vez en la vida, y aunque te parezca una locura, es el momento de hacerlas.

+ ¿Y qué pasa con lo que hemos vivido? ¿Esto va a acabar así? 
- Yo no te he traído aquí para dejarte. Te he traído aquí para decirte que te voy a estar esperando siempre.