domingo, 16 de enero de 2011

Y en ese momento lo ves, y le miras, y pasas cerca y te roza con el brazo, y nadie más lo ve,y estás a punto de sonreír como una verdadera gilipollas. Pero al pasar y reconocer su olor te vuelves loca del todo, al tiempo que tu corazón lucha por salirse de tu pecho y tiemblas tanto que en cualquier segundo caerás rendida a sus pies.


2 comentarios:

Paula López dijo...

Hola :) me gusta tu blog:)está to molongo te estoy siguiendo. yo tengo uno tambien ( me sigues ? 8-)) http://paulalopezl.blogspot.com/

Miguel Dawson dijo...

qué bonito:)
te sigo, y te dejo el mío:)
http://momentosindescriptiblesdeunavida.blogspot.com/
sígueme:)